Globedia


Remedios naturales para aliviar tus ojos

04/12/2011 - Tania Paz

Alivia tus ojos

EUFRASIA

Está formada por unas pequeñas plantas de tallos rojizos y flores violeta pálido con una mancha amarilla en el centro, que constituye uno de los remedios naturales más utilizados para ayudar a mejorar la conjuntivitis.

Se caracteriza por sus propiedades astringentes debido a su concentración de taninos. Contiene también favonoides, alcaloides y otras sustancias vegetales.

Para descongestionar los ojos y aliviar su enrojecimiento se prepara una infusión en la que se añade unos 8 a 10 gramos de la planta a un litro de agua hervida y se deja reposar unos 15 minutos hasta que enfríe. Luego, se cuela y se empapa una gasa que se aplica sobre los párpados. Aunque con mayor precaución, también puede utilizarse para realizar baños oculares pero úsala en el momento, ya que si dejas pasar varias horas la solución pierde propiedades.

También puede utilizarse igualmente en caso de padecer inflamación de los párpados y también cuando ha aparecido un orzuelo.

Asimismo, puede emplearse para aliviar la fatiga ocular o la sensibilidad excesiva a la luz solar. También es útil en caso de lagrimeo, visión borrosa o como remedio de apoyo en alergia al polen pero, en este caso, siempre bajo consejo médico.

HAMAMELIS

Es conocida para desinfectar heridas y como terapia tópica cuando hay sospecha de esguince o si se ha producido una fuerte contusión. Pero la planta tiene más aplicaciones.

Sus hojas contienen flavonoides y taninos, que le confieren propiedades astringentes, antisépticas, anti-inflamatorias y vasoconstrictoras. Debido a estas dos últimas características facilita la concentración de los vasos sanguíneos y favorece el flujo de sangre. Por eso es habitual que se utilicen para aliviar hemorroides y varices.

También es efectivo en el tratamiento de problemas puntuales de los ojos, como la conjuntivitis. Se aplica en forma de compresas, para combatir los párpados hinchados y las antiestéticas bolsas, originadas por una deficiente microcirculación sanguínea, la fatiga ocular, el malestar en los ojos provocado por un sueño deficiente o de mala calidad, o incluso para rebajar las consecuencias de un golpe que ha afectado al ojo.

Si se usan hojas para elaborar la infusión, se necesitan unos 3 gramos de las mismas, que se añaden a una taza de agua hirviendo. Se puede aplicar la compresa sobre los ojos por la mañana y por la noche, justo antes de dormir porque funcionará como un sedante ocular.

Otra función es la de eliminar las impurezas, limpiar los poros y evitar la aparición de granitos, espinillas y otras imperfecciones, así como para aliviar la piel irritada.

MANZANILLA

Es una de las plantas medicinales más populares. De sus flores, se extrae un aceite rico en componentes responsables de sus muchas propiedades: anti-inflamatorias, antimicrobianas, carminativas, espasmolíticas, antiulcerosas y ligeramente sedante.

Además de como eficaz digestivo, la manzanilla también se emplea en uso externo para tratar los ojos irritados y cansados.

Su utilización cuando ya se ha diagnosticado una conjuntivitis alérgica no siempre es adecuada. Así que es preferible que se le pregunte al oftalmólogo. Esta infusión en cambio sí puede servir para disminuir la sensación de cansancio ocular y también para rebajar las bolsas azuladas que muchas veces se forman bajo los ojos.

Es preferible que todo uso tópico sea cuidadoso y que no penetre en el interior del ojo, ya que la planta puede tener impurezas que provoquen otra infección.

Pueden realizarse lavados oculares con manzanilla para eliminar restos de polen o posibles cuerpos extraños que hayan podido introducirse; para ello se necesita una buena cantidad de infusión y limpiar muy suavemente el ojo con ayuda de una gasa estéril bien empapada.

NOGAL

Este árbol se ha usado habitualmente de forma tópica para aliviar problemas dermatológicos, en concreto para mejorar heridas en la piel, escoceduras e incluso para disminuir la sudoración excesiva de pies. La juglona, la sustancia contenida en sus hojas es la causante de que sea tan eficaz para las lesiones dermatológicas.

Hace tiempo se viene sospechando que tiene un efecto fungicida (contra los hongos) y antiséptico (capaz de destruir los microbios). Aunque se debe usar con moderación porque en exceso tiene un cierto efecto tóxico.

En personas propensas a irritaciones oculares puede resultar eficaz como tratamiento preventivo para disminuirlas. Para que el resultado sea más efectivo, se puede mezclar con eufrasia y manzanilla y elaborar una infusión de uso tópico más potente.

Para poder hacer la cataplasma, se prepara una infusión con unos 40 gramos de hoja de nogal por litro de agua. Se deja hervir 15 minutos y se cuela. Luego hay que dejarlo enfriar y se empapa la compresa que posteriormente se aplica sobre los párpados enrojecidos o hinchados.

Si el objetivo es disminuir un orzuelo, se puede aplicar la compresa empapada en la infusión algo más caliente, sin que llegue a molestar la temperatura pero sí con el suficiente calor para favorecer que la lesión se abra y cure.

Las infusiones de nogal también se pueden tomar si se padecen diarreas o molestias intestinales. En este caso se elabora la infusión o tisana con las hojas y la nogalina, es decir, la cascara verde que envuelve a los frutos. En ellos se encuentran las sustancias denominadas taninos, con un gran poder astringente.

No conviene beber la infusión de nogal si se toman fármacos para controlar la glucosa (antidiabéticos) o productos diuréticos.

Compartir