Globedia

VECINOS VS GOBIERNO: CIERRE DE CALLES Un tema de movilidad social

05/06/2011 - Angel Monagas

ELIMINACION-DEL-PORTON-DE-LOS-OLIVOS-400x266 Un ejemplo de Movilidad Social

Muchos Zulianos y en especial los que vivimos en Maracaibo, estamos muy preocupados por el tema de la inseguridad y del desorden urbanístico que existe. Lo que sucede en una calle de la Urbanización Los Olivos, es solo una muestra de la movilidad social que invade el espíritu de los vecinos. Los Olivos es una urbanización de muy vieja data en la ciudad. Cuando los primeros ciudadanos llegaron a esta zona del Oeste de Maracaibo, esto era "monte y culebra". Los que se atrevieron a instalar sus residencias aquí eran calificados como locos, les decían como tú vas a coger para allá. El Maracaibo de los años 70, siempre se pensó que crecería hacia el Sur (como debió suceder) y no hacia el Noroeste. Se dieron ambos crecimiento pero la direccionalidad hacia este sector supero el del Sur. Nuestro desorden urbanístico comenzó cuando el proyecto original del Puente Sobre El Lago, establecía la instalación en unas coordenadas distintas a las actuales. El norte debió ser la zona industrial. Con un tren que culminaba allí. ¿Por qué no se hizo? Es muy largo de contar. Lo cierto es que la anarquía urbanística ha prevalecido en los últimos 50 años y es ahora cuando las consecuencias se empiezan a padecer a nivel de "paroxismo vecinal".

Entre ese desarrollo y el actual muchas cosas han pasado. Lo que ocurre con estos portones es solo el reflejo del desastre y del inicio de un nuevo movimiento social de vecinos, ciudadanos o habitantes que reclaman sobre algo donde empezaremos por afirmar "Todos somos responsables". Unos más y otros menos. Ninguno de los Alcaldes o Gobernantes anteriores han visto esto con seriedad. Venezuela en líneas generales es una ?gran anarquía a cielo abierto?. Se construye una urbanización, en villa incluso y mañana observamos que dentro de ella hacen un colegio, montan un automercado, instalan un pulilavado (lavado de vehículos) y pare usted de contar. Maracaibo ha crecido fundamentalmente por iniciativa propia (invasiones) y no de manera planificada. He allí la gran responsabilidad del Estado. Recuerdo, por decir uno, un sector que se invadió y se consolido llamado Bicentenario Luz. Supuestamente se logró eso para vecinos. Hoy toda una zona comercial gira alrededor. Observen ustedes el desastre de la prolongación Circunvalación No 2. Perímetro que abarca entre Plaza de Toros y la entrada de la Ciudadela Faria. Se está desarrollando toda un área comercial, afectando la seguridad vial y nadie hace nada. Observen lo que ocurre en la Lara Zulia. Como los vecinos y muchos "vivos" aumentan cada día el numero de "policías acostados" (especie de reductores de velocidad) y con ellos en paralelo, mas "ventas de cachapas" "refrescos" "comida" "cerveza" y tampoco nadie hace nada.

TOMAS PEREZ, uno de tantos "doctos" en la materia de nuestra Universidad del Zulia dijo una vez Tras vivir exiliado de su país durante varios años, un marabino regresa a su tierra. Con el pretexto de visitar la casa de su infancia, se dirige hacia el sector El Rosal, pero muchas de las calles por las que solía manejar su bicicleta ahora se ven trancadas por largos brazos de metal o portones eléctricos que bloquean el paso. Lo único que permanece intacto de la Maracaibo que recordaba el emigrante era el abrasante sol de las 3 de la tarde. Este sector quizás sea el más representativo de una tendencia urbana de los tiempos que corren, en la que los vecinos de algunas zonas residenciales han decidido implementar controles de acceso a las calles como paliativo ante la inseguridad. Sin embargo, El Rosal es sólo una de varias zonas de la ciudad que se divide y fragmenta, lo que da la ilusión de que no existe una sola urbe ahora, sino muchas. En general los expertos de nuestra Alma Mater han expresado ?Portones y brazos de metal aíslan a ciertas calles del resto de Maracaibo. Investigadores de la Universidad del Zulia concuerdan en que la ciudad se ha ido fragmentando. Las consecuencias son la restricción del libre tránsito y la reducción del espacio público? Yo les preguntaría ¿Cuál Ciudad? Maracaibo ha dejado desde hace mucho tiempo de ser ciudad. Como lo dejo de ser Caracas y otras capitales venezolanas. ¿Dónde estaban estos ?doctos? de la Universidad del Zulia cuando empezó el desorden y el caos? Si es cierto que lo dijeron yo no vi ninguna protesta pública para salvar su responsabilidad.

También han dicho: La visión académica de la ciudad confirma que no se pueden privatizar los espacios públicos ni impedir el acceso de personas: La ciudad es una sola, es integradora y no podemos empezar nosotros a desintegrarla. El espacio público debe ser democrático: de todos, para todos y donde se pueda hacer de todo?. Según explica Pérez, los cierres de ciertos sectores son viables, una vez se concierten políticas para administrarlos de forma adecuada. ¿Qué tenemos que hacer? Un diagnóstico y una planificación. No se trata de cerrar cuadra con cuadra, sino cerrar sectores de tal forma que haya un circuito. Con respecto a cuánta seguridad brindan los brazos metálicos y portones que hoy cierran muchas calles de la ciudad, el profesor se muestra escéptico. No tienen un 100% de efectividad. Sí le dan a la población una sensación de seguridad, porque entre rejas, pérgolas y cercos eléctricos, te sientes seguro?.

Fui yo, siendo Concejal, quien planteo por primera vez el tema y logre junto con otros Concejales que se aprobara la ordenanza. Lo hice basado en la experiencia de las ?villas?, de un cierre que promovimos junto con los vecinos en la Primera Etapa de la Urbanización La Victoria, entre otros. El éxito es indiscutible. Nunca al 100% claro esta y nunca pensamos que sería un sistema infalible. Yo creo que después del 11 de Septiembre del 2001, no hay sistema de seguridad perfecto. Nunca jamás planteamos ?cierre? sino ?control? sobre el acceso. Pero estos expertos debieran preguntar ¿Cuánto ha mejorado la seguridad en los sectores que ahora disfrutan del sistema? Pregunten a las Villas que nacieron como tales, si padecen los mismos problemas de las que tuvieron la mala suerte de no ser ?villas?. Yo pregunto ¿Es justo que este derecho se le conceda solo a los actuales maracaiberos que compran en ?villa?? ¿Es que los vecinos no tenemos derechos a administrar nuestros espacios para favorecernos?

Recuerdo que el Dr. FRANCISCO DELGADO, siempre fue contrario a esta ordenanza porque el señalaba que Maracaibo se convertiría en un Ghetto y yo le preguntaba a mi admirado amigo ¿Y es que no lo somos ya de manera individual? Observe usted los gastos y complementos que tiene cada casa de manera aislada: Rejas por todos lados, alambrado eléctrico, perros guardianes?etc. ¿Cuánto gasta cada vecino en muchos sectores por su seguridad? El sistema de control y acceso a las urbanizaciones, por el contrario permite a los vecinos volver a vivir de manera natural en sus casas y en sus calles. Pueden disfrutar a plenitud de sus ambientes, como sucede en las villas. Es la movilidad social en plena acción y nadie la va a detener sino participa.

Los "doctos de la Universidad" también han dicho: Quizás el asunto sea más complejo de lo pensado. Ante los altos índices delictivos en la zona metropolitana de Maracaibo, la respuesta ciudadana ha sido amurallarse: desde los picos de botellas rotas en las cercas hasta las villas rodeadas por altos cercos eléctricos. El profesor Pérez, quien forma parte del cuerpo de investigadores del Ifad (Instituto de Investigaciones de la FAD), lanza preguntas para tratar de dilucidar el panorama. ¿Realmente es la reja lo que va a solucionar la inseguridad? ¿O es la concienciación? ¿Quizás poner cordones de defensa? ¿U organizar a los consejos comunales para solucionar la seguridad del sector? Porque no podemos seguir así: tenemos que entender que no podemos desbaratar la ciudad. Maracaibo se puede volver un rompecabezas?. Yo les respondo: No la reja no lo va a solucionar pero si va a permitir que los gobernantes o sector gubernamental entienda que los vecinos no se van a cruzar de brazos, viendo destruir sus comunidades. Y es mejor tener un rompecabezas que un rompesereshumanos. ¿Cuántos zulianos más tienen que morir: jóvenes, padres de familia, madres, niños?tienen que morir hasta que alguien verdaderamente haga algo y no pura ?pantalleria?. Tengo más de 15 años diciendo esto: Los Zulianos todos los días nos jugamos un numero de una lotería que yo he llamado LA RULETA DE LA MUERTE. Todos jugamos sin saberlo porque ninguno queremos ganar.

En muchos países existen estos controles. Estados Unidos por ejemplo, Argentina, Inglaterra, entre otros. Y de manera más exagerada y con mucha mayor restricción. Es necesaria la fijación de unos lineamientos que establezcan un Plan Nacional de Participación Comunitaria en Seguridad. Una política de seguridad democrática tiene que garantizar la participación de la comunidad en su conjunto y que para eso se debe promover el involucramiento de la ciudadanía en el monitoreo externo de las fuerzas de seguridad. La constitución actual en el 55 ordena desarrollar esta legislación y no se ha hecho. Dar seguridad y protección es un deber ineludible del Estado, en todos sus niveles territoriales de gobierno.

porton_los_olivos_04-06-11_400_188

No he hablado aquí del caos vial y del congestionamiento. Como los choferes de autobuses, de taxis, hacen desastres en nuestras calles y avenidas. Como grandes camiones (?gandolas?) y vehículos de transporte se apoderan de nuestros espacios y tampoco nadie hace nada. Como en muchas partes de Maracaibo se instalan ?restaurantes y otros negocios? sin estacionamiento suficiente. He denunciado hasta el cansancio el caos vial que ocasiona BANESCO en Maracaibo y POLIMARACAIBO estúpidamente multa a los usuarios, en lugar de cerrar los ?locales bancarios?.

NO HAY EPILOGO

Es necesario acudir a Verstehen antes de criticar los portones de los Olivos. Hay que vivir las cosas para comprenderlas. Es necesario profundizar en el estudio de los problemas de la ciudad. No puede ser esto parte de una pelea política. No me interesa si la culpa es de Chávez o Pablo Pérez. Quiero soluciones. Los Jueces deberían actuar como lo ordena el razonamiento jurídico de Perelman y Recasens Siches. Deben ponderar. Los Concejales y la Alcaldesa deben sentarse con los vecinos. Hay soluciones que pueden encontrarse. Para ello es fundamental no ver esto como una pelea, donde un grupo gana o se impone a otro.

Comentarios enlace texto

Compartir